¿Por qué la CMDB es un elemento fundamental en la gestión de las TI?

¿Qué es el CMDB?

Primero vamos a empezar por la definición del concepto CMDB. En muchas empresas existen diferentes BBDD (Bases de datos), incluso hojas de Excel ó documentos de Word, en las que se encuentran las listas con los elementos de las infraestructuras empleadas. A veces hacer un seguimiento de éstas significa bucear en demasiados datos que a veces nos pueden llegar a ahogar.

La CMDB (Configuration Management DataBase) es un concepto que introduce ITIL – ISO 20000 para facilitar la gestión de los servicios TI. Se define como una base de datos donde administrar y gestionar todos los elementos de la compañía (Configuration Items ó CI) que son necesarios para la prestación de servicios. En esta última frase hay que resaltar la palabra todos, porque se introducirán, no solamente los elementos TIC (servidores, firewall, routers,…), sino que se tendrán que introducir también los servicios de proveedores, el software, las personas, documentación, etc.

Esta base de datos, no es solo un repositorio donde almacenar elementos, sino que, tiene como característica principal la interrelación de todos los elementos, esto nos permite seguir de un elemento inicial a uno final a través de las relaciones que existen entre cada uno de ellos.

Por ejemplo, cuando se nos cae un servidor de aplicaciones podemos controlar, a través de estas relaciones, a qué elementos está perjudicando, e incluso llegar a los servicios que se verán afectados.

¿Por qué una CMDB es la solución?

Lo que nos propone una CMDB es modelizar el negocio desde los servicios hasta los CI’s necesarios para sustentarlo.

La creación de una buena CMDB, en muchos casos, permite identificar u ordenar aquellos servicios estratégicos de la organización que no se tienen considerados o no se tienen recogidos en un catálogo de servicios. A la vez que les da una estructura en la que soportar todo el servicio. Desde el hardware o el software necesario hasta las personas o los proveedores, así como la documentación o los clientes del servicio.

Asociado a esta modelización, se podrá utilizar la CMDB para realizar un buen análisis de riesgos en el que veamos cuáles son los elementos más sensibles a posibles amenazas y dotarlos de controles para tratar de evitar o remitir los daños que pudieran afectar al servicio.

También nos ayudará como mecanismo de integración con los procesos de gestión de incidentes, control de cambios y gestión de entregas, consiguiendo una reducción de  costes administrativos y errores. Así mismo, una buena CMDB permitirá disponer de la información necesaria para tomar decisiones sobre cualquier propuesta de cambio en un CI y poder ver el impacto que va a tener en toda la infraestructura.

¿Cómo implementar correctamente una CMDB?

Hasta ahora nos hemos hecho una idea de lo que es una CMDB y si nos puede ayudar en nuestro día a día en el negocio, pero ¿Qué pasos se han de seguir para que  una CMDB sea útil?

En un paso inicial, para realizar una buena construcción de la CMDB se tendrá que definir el alcance de la misma, los ámbitos del negocio implicados en este alcance.

Posteriormente se realizará la modelización de la CMDB utilizando el sistema Top to Down, es decir, partiendo de la definición de los servicios se irá bajando para construir un árbol con los diferentes elementos que lo componen. Como se ha indicado anteriormente; hardware, software, personas, proveedores, clientes, documentación, ubicaciones, procesos, etc.

Todos estos CI tienen que tener sus propias características de tal forma que le definan correctamente y le den un peso específico dentro de la CMDB. Hay que intentar no poner demasiadas características ya que esto hará difícil tanto su utilización normal como su gestión.

En cuanto se han definido todos los CI, hay que establecer la manera en que están relacionadas entre ellos para que todos estén, de una forma o de otra, relacionados entre sí. Por ejemplo, cuando una aplicación de respuesta automática telefónica se va a cambiar, se necesitará saber que servicios se verán afectados y a su vez que clientes tienen contratado este servicio para poder avisarles con la antelación suficiente para que no sea una traba en el ofrecimiento del servicio.

Estas relaciones pueden establecerse con mayor o menor nivel de capilaridad, pero siempre desde un punto de vista de interés para el servicio. Incluir demasiado detalle puede no ser interesante para la comprensión de las relaciones.

No obstante la garantía de la utilidad que ofrece la CMDB para la gestión de servicios se sustenta en el proceso de la gestión de la configuración que entre otras actividades contempla las auditorías periódicas que evitarán CI’s desactualizados que generen errores tanto en el servicio como en su gestión.

Conclusión

Se puede decir que una CMDB es una herramienta activa para la gestión TIC ya que permite una visión unificada de todos los CI que intervienen en uno o más servicios y pueden estar inventariados en diferentes repositorios. Así mismo, ayudará a la toma de decisiones sobre cualquier cambio en un CI, previendo el impacto en el resto de los CI asociados o relacionados a éste.

Aprovechando el desarrollo de una CMDB, hay otros procesos efectivos que se pueden ver favorecidos en el momento de su implantación, siendo útiles a la organización, como por ejemplo, una administración efectiva de los cambios y las entregas, la gestión de incidentes y problemas o la gestión financiera, por citar alguno de ellos.

AutorEdorta Arrillaga, Área de Consultoría de Nextel S.A.

Share

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Captcha *